Difundimos arte y literatura de Iberoamérica

Libros completos para leer On line gratis. Todos los libros han sido donado por sus autores para que Cascada de Palabras On line los difunda de manera gratuita| prohibida la reproducción parcial o completa con fines de lucro| Contacto: Mónica Gameros -directora general- monicagameros@gmail.com

domingo, 1 de septiembre de 2013

ESTALLIDO, Mónica Gameros, México




ESTALLIDO
Monica Gameros


La libertad es un sueño inalienable

PRÓLOGO
MÓNICA GAMEROS, EL ÁNGEL CAÍDO QUE SE REBELA DE NUEVO: Tulio Mora

Ya casi no se encuentra lo que en los años 50-70 del siglo pasado se denominaba, así sin más, “poesía política”. No se derrumbó solo porque los pontífices de la pureza de la palabra tuviesen rubor de la voz alta y discordante que comprometía a la belleza neutral en incómoda posición frente a la cotidiana brutalidad de las desigualdades sociales; también el tren bala de la historia que bifurcó sus caminos, cancelando los rieles de la falsa utopía, la arrojó al olvido en algún puente. Eso que se llamó el fin de la historia, casi 20 años antes ya había sido el fin de la palabra poética airada, de sentimientos contrariados entre el llamado a la rebelión y la ternura del día de la esperanza.

No era tan fácil, por lo demás, mojar sobre llovido. Repetir la estética de la profecía de Pablo Neruda, César Vallejo, Efraín Huerta, del mismo Octavio Paz en sus cinco segundos de brigadista internacional en la España republicana, aún era posible hasta la Espiga Amotinada, Roberto Fernández Retamar, Jorge Enrique Adoum o Juan Gelman, ya en los 60-70. Después la comba que derribó el muro de Berlín desladrilló el mundo de la Guerra Fría y con él se desvaneció la poética de la ira.

Por otro lado, ¿quién no ha escuchado cientos de veces y visto la película de los Pink Floyd “The wall”? Contradictoriamente, en el video clip de esa canción lo que vemos y tarareamos no es la caída del muro de Berlín, sino la biografía resignada de un ciudadano-ladrillo más del capitalismo, de un invisible e insignificante escolar, desmintiendo a Bertolt Brecht (otro poeta anatematizado ideológicamente) para quien la gran muralla china o las construcciones egipcias y hasta las de la América prehispánica no homenajeaban con su permanencia al monarca que ordenó su monumentalidad, sino a los esclavos que habían vengado su miseria en ese desafío de arañar el cielo con las manos enlodadas. El mito de Sísifo en versión de Camus: la fatalidad de la esclavitud convertida en venganza secreta. Echaré a rodar una y miles de veces la piedra de mi destino cuesta arriba de la montaña y me divertirá viéndola caer esas miles de veces y así toda la eternidad.

¿Pero qué diablos es la eternidad para un ladrillo? Las montañas podrían decirnos algo. También Mónica Gameros que ya en un contexto de plena imposición del neoliberalismo globalizado se propone, como el ángel caído (“Caída libre” se llamó su anterior libro), en cuanto toca el suelo volver a alzar la voz de la rebelión. “Rebeldía poética” puede entenderse de varias maneras pero la principal es que cuestiona de nuevo a la palabra descomprometida, que hoy no se llama pura, sino “poesía de la palabra” y está tan de moda entre los poetas profesores latinoamericanos que enseñan en los EEUU envolviendo la alabanza de la vieja estética reaccionaria en nuevo paquete.

Ya se sabe: quien no quiere hablar de las guerras de Iraq y Afganistán, de las tres cuartas partes de la humanidad empujadas a un destino de irreciclables, del deterioro planetario (por fin la constatación de la fatiga de una tierra devorada por el apetito incontinente del sistema es más elocuente que las ideologías), de las políticas migratorias racistas, es porque vive del sistema y en esa condición el silencio, el sagrado y místico silencio de los cómplices se vuelve artificio, mentira, barroquismo, neobarroquismo, medusario que obtiene becas, premios, viajes, publicaciones internacionales.

Aquí es donde Mónica Gameros se subleva porque, aparte de saber que es un ladrillo más, pero capaz de arrojar su poesía contra los elegantes vitrales de las tiendas de firma, nos recuerda que la felicidad es delictiva (“sólo un imbécil puede hablar de la felicidad en este mundo”, declaraba un agudo historiador peruano antes de traicionarse éticamente), que no quiere lectores pasivos, sino enardecidos, empujándonos al sádico amor que arroja a los amantes a la mutua mutilación.

No nos equivoquemos: eso que pasa por claridad iracunda no es literatura de propaganda, sino la osadía de caminar por el precipicio de la llaneza y lograr sortearlo. Estos poemas también podrían ser letras para conciertos de rock heavy metal, imaginemos cantados en un estadio con la consigna de liquidar al sherif global. Palabra de la nueva anarkía (así, con “k”), “maremoto apócrifo”, de kamikaze, ladrillazo contra todos y todo: contra el falso revolucionario, contra el inútil poeta dios (ese hacedor del silencio con tarjetas de crédito). Poemas de indignación, viviendo en la ciudad del caos (lo mismo da que sea Nueva York o el DF o Calcuta) e intercambiando con su doble o clon (mg2) las confesiones de una habitabilidad irrespirable. Es otra manera de hacer poesía política con identidad explícita:



[IDENTIDAD]

Soy poeta porque no pienso callar/
porque no dejo de pensar/
porque no dejo de amar.

Soy poeta porque no podré olvidar tus palabras/
soy guillotina para tu discurso/
navaja pendiente de tu solapa.
Aguardo el momento para cantar
loas al odio que no me deja olvidarte.

Soy la kamikaze que explotará con versos
todas tus mentiras dispuestas en coro
para el concierto donde tú quieres ser DIOS

Soy la terrorista de tu vida/
Soy el eco que no puedes callar/
Soy poeta/ escribo/ te exhibo


En el siglo XIX los anarquistas, esos ultra individualistas conmovedores, habían declarado la guerra al sistema nada más que por sí y ante sí. Se negaban a tener un partido, organización y a veces hasta cómplices. La suya era la inmolación casi refleja echando bombas por extravagante exasperación. Un día de 1891 Ravachol decidió poner un artefacto explosivo en el edificio donde vivía un juez que en su opinión representaba al poder francés. Fue su manera de responder a una masacre en la que 44 trabajadores fueron asesinados por las fuerzas del orden. Por suerte la bomba de Ravachol no ocasionó muertes y cuando fue arrestado la policía le advirtió que se había equivocado de piso. Solo respondió: “para mí todos son iguales que el juez”.

Pero el sentido con que Mónica Gameros se declara “anarkista” es de quien quiere que su voz se oiga, que la sordidez del poder no la acalle, que el sol la acaricie y proyecte su sombra en la tierra, que sig-ni-fi-que, esa condición básica de la escritura crítica para borrar la in-significancia de las jerarquías del sistema. Es la voz del ángel caído que se alza cuando México se desangra.

Lima, julio de 2010



INTRO 2010: [LA PROFÉTICA REVUELTA]

I

Equidad social: Aún por conseguir/ utopía, anhelo, sueño.

Mientras en las calles los billetes del juego de este monopoly llamado México/ bailan de una mano a otra, para comprar un pedazo de esperanza y fantasía/ que nos deje sentir eso que llamamos amor/ fraternidad/ vida/ testificamos la inevitable guerra que se deja venir como un huracán que se expande/ 
como una explosión estelar.

Parecería/ contra toda incredulidad/ que las premoniciones de una nueva revuelta se acomodan
sin que se pueda contener el rompecabezas del estallido social.

En el cuadrilátero/ El narcoterrorismo por el lado de los rudos/ Vs el terrorismo de estado 
del lado de los "técnicos".

En el medio/ el referí que se encarna de la sangre de las víctimas del choque:
Niños que mueren entre fuegos cruzados/ mujeres violadas/ asesinadas/ descuartizadas/ 
desaparecidas por su relación con las contrapartes/ con los hombres sea dicho de paso...

En las gradas cientos de periodistas asesinados/ luchadores sociales archivados en Almoloya/ 
defensores de derechos humanos y ambientalistas agazapados para defenderse de toda la fuerza del poder 
ante el silencio de una sociedad intimidada.

Todos en fuga, silencio ante el grito de ¡Sálvese quien pueda!

Aterra la desolación/ la apatía de los carneros/ la embobada sonrisa de fotografía/ los optimistas coreando gol/
el grito de los desesperados frente al televisor.

Asusta ver la bomba con la mecha encendida/ tan infinita/ tan larga/ tan maleable/ ahora tan corta.


II

Siempre he pensado éste país hundido en un océano de sangre/ en discursos/ en demagogia/
en sueños de utopía.

La sangre correrá desde la mesa/ llegará al colegio/ derribará la bandera blanca & aquellos que tienen una rebanada de pastel lograrán acuerdos para volver a repartirlo entre ellos mismos.


III

Revolución es una palabra inmensa y poderosa/ surrealista si se le confunde con un grito de odio/
de tedio/ de canibalismo/ de locura en posición de ataque/ del tiro de gracia/ del grito de Fuego.

Revolución es el estallido del caos/ de la conciencia misma/ y luego/ de la acción.

Siempre he pensado éste país como un gran pastel que se reparte entre ellos mismos/ porque no somos capaces de explotar la rebeldía/ los años/ la miseria/ detonar sus cúrules/ incendiar sus mansiones/ apresar a los grandes ladrones de la patria.



Primera parte
DEL ESTALLIDO DEL PERFECT SOUL
El cielo se congestiona con mi aliento


[NADA IMPORTA]

No importas EN ABSOLUTO.
Sólo importa SER FELIZ

Ser feliz es fácil
Se puede comer
inyectarla en tus venas
insertarla bajo tu piel.

Ser feliz es accesible.
Se compra en cajitas con diasepam
en té relajante/ en una montaña de tabaco
en una faja de contención para las angustias
en una taberna con whisky, ron o tequila.

Ser feliz es importante.
Adquieres importancia alquilando váginas
pagando moteles de paso
comprando autos robados
aniquilando entrenadores de alto impacto
para tu gimnasio del contrabando.

Ser feliz es figurar en la lista de Forbes
aunque sea por narcotráfico
enriquecimiento ilícito
tráfico de influencias
fraude bancario
exportación ilegal de sueños.

Ser feliz es imprescindible.
Ya habrá tiempo para enloquecer con los créditos
adelgazaremos involuntariamente
así ha sido desde que tengo memoria.

Pero ¿qué importa?
si lo que importa es que no nos estalle la bomba
que no vengan a mi casa
que no apresen a mis hijos
aún quieren seguir persiguiendo a la felicidad.

Al final/ no importas.
No importa nada en absoluto
SÓLO IMPORTA SER FELIZ



[EL PRINCIPIO DEL VACÍO]

1989/ zona del limbo/
mi mundo/ derecha e izquierda.

Me opuse a ser ladrillo del muro
y éste cayó.

Después/ la vida jamás fue la misma.



[SE CAE EL MURO,
SE CAE LA VIDA]

Un día más/ Tengo 15 minutos de retraso que se hicieron 30/
Debo llegar con el “maestro” que lee más para evadirse de nuestra mirada/
de nuestras dudas que nunca flotarán en el aire por que a nadie le importan.

Un día más/ floto entre los muebles para acercarme al espejo
aliso la parvada de cuervos que vive entre mi melena
tomo las llaves de mi bólido
me pongo bloqueadores contra las imágenes de todos los días.

Afuera/ la lluvia advierte que bailará con mi auto
mientras mi madre canta como todos los días
¿Anteojos? ¿Por qué no vistes de otro color?
¡Siempre de negro!

Alcanzo a darle un beso mientras desayuna diasepam con whisky
y le digo que volveré cuando termine su viaje.

Agua + agua/ el cielo amargo llora
Escucho el alarido de esquizofrenia a la velocidad de la luz
encapsulada en las ondas hertzianas
escucho una turba derribando el Muro de Berlín
la masa grita/ vocifera/ como si de verdad supiera qué es la libertad.

Aterrados por la vacuidad de la libertad absoluta
Se lanzaran al vacío desde sus multifamiliares
Se lanzaran mientras sueñan con el látigo
de sus maestros indicándoles el camino
la rutina/ la vida de aparador.

Ofuscados/ enloquecerán firmando la chequera
para no dejar deudas a sus dolientes
para el pago de la terapia post suicida
para acabar de una vez con su existencia
sin reclamos/ sin señalamientos/ sin destierro.

Pink Floyd toca Money
la caja registradora hace los coros con su campanita
grita SOLD OUT para la OFERTA ANUAL DE CADÁVERES
hasta agotar existencias.

Un lector de noticias informa que la gresca en Berlín es el inicio
del fin del mundo dividido entre rojos y sonrisas de póster

Bostezo, acelero
Un día más/ agua + agua/ el cielo se seca

Me siento una piedra frente al maestro que dice saber de que habla/
a mi lado está ella con su carita placida
sin temores/ sin ideas/ es una grabadora de entrevista que lo registra todo
Sus labios brillan como zapatos de charol
Me pregunto: ¿piensa?

En mis audífonos el lector de noticias sigue con la letanía…
más días - más crisis - más muertes - más desprecio
NADA CAMBIA 
A la tierra se la lleva el llanto del cielo
directo al alcantarillado.

Soy una piedra fuera del camino
Estoy (y NO QUIERO)
encerrada con 1 lector de libros
una estupida sonrisa fulgurante
y 60 ZOMBIES
Todos mutaran para convertirse en mis jefes
mis pagadores/ mis líderes de sindicato/ mis distribuidores de droga/
mis cajeros de banco y sabe la chingada qué más.

Un especialista en el tema del comunismo
dice en la radio que la caída del Muro es una bendición
De fondo musical/ el staff de producción escogió
Another Brick in the Wall.

El cielo llora tanto que en vez de lamento
escucho un concierto de cello.

Un día más…
bostezo/ ACELERO.



[GENERACION X]

a Oscar Altamirano por su fortaleza


Los viejos lo consiguieron a fuerza de repetir
sus reclamos a mi generación
Nos convencieron de que no valían la pena
de que esta generación ya no correría para salvar sus melenas/
de no tolerar a la tira prejuiciosa/ de no aceptar el talón/
de esquivar el macanazo
de no apantallarnos con el grito de guerra
congelado por la metralla.

Dicen que somos la generación X
que no hay banderas que nos convenzan
que nos importa un bledo su sangre derramada
bueno/ en realidad la de ellos sigue en sus venas
en las venas que escondieron en el rancho de la familia
mientras las cárceles en los campos militares
seguían repletas de congruencia/
Porque la de los desaparecidos sí que nos importa/
sí que nos incendia/ sí que nos estalla en la memoria.

Somos la generación X
hambrienta del derribamiento de las aduanas/
fanáticos de los condones/ del LSD/ de la marihuana
del concierto de rock/ de lo que los viejos llaman
luchas pequeño burguesas.

Quién quiere seguir misóginos pseudo revolucionarios,
autoritarios/ xenofóbicos/ homofóbicos/
engolosinados con el poder/ empotrados en el enriquecimiento ilícito
en el tráfico de influencias/ llenos de ligas y despensas.

Quién quiere defender el petróleo cuando tenemos
sol y viento/ agua/ semillas de origen
fauna en peligro de extinción.

Quién quiere ser ejército rojo si sabemos pensar
si sabemos elegir/ si sabemos que somos libres
que no hay Dios/ que no hay infierno
que no hay paraíso.



[GALLETAS MARÍA]

Cuando el tiempo nos alcance los sueños serán rotos
los vuelos prohibidos/ los tumultos yesca en llamas
y nuestra sonrisa... pieza de museo.

Tú autómata/ inquieta sonrisa
mirada perdida/ constelación de mares profundos
abismos inevitables.

Tú apenas eres rumor/ escabroso secreto/ sinónimo de anonimato/
Yo soy la palabra del sicario/ la amenaza latente
el recuerdo expansivo/ la pimienta de tus labios.

Cuando el tiempo nos alcance/ la orilla del mundo se abrirá camino
en el surco de tus ojos/ el horizonte no será una promesa/ será un manto de tristeza/
la noche un momento de paz intermitente/ las fauces negras de la muerte/ el destino impecable/
a menos que tu sangre hierva/ tu lengua se amotine contra tu miedo/ tus manos levanten las barricadas/
tus ojos busquen la libertad y todo tu cuerpo luche por ella.



[ALEGRÍA DE
TU PARTIDA]
(muerto el perro se acaba la rabia)

I

La locura/ sembrada en la sombra de mí triste/
junto a la ventana/ olfateando la miseria del mundo.

Soy lamento/ susurro...

Devastada estoy/ como una fortaleza
después de sucumbir en la batalla.

Mi silencio no es una bandera de paz/
es una soga que subyuga a la ira contenida/
por la decepción de todo/ por lo inexplicable del mundo entero.

Mi silencio no es una bandera de paz/ es una mecha a punto de encender/
una palabra rota/ un eco del asco por todo.


II

Mi silencio no te permite nada de nada/
no te libra de culpa/ de tu gigantesca estupidez/
no te deja escapar en el olvido/
no te deja huir de ti mismo.

Mi silencio no es una bandera de paz/
Es una mecha a punto de encender/
una palabra detonante/
una sonrisa plena en el lecho de tu muerte.

Mi silencio no es una bandera de paz/
Mi silencio es lamento por la prisa de la muerte para recogerte/
hubiera sido reconciliatorio verte sufrir
a cada segundo.


III

Monolítica al pie de tu féretro/
mi silencio ríe a carcajadas en medio del llanto/
me obligo a morder mis labios para no dejar salir
esta alegría que me inunda/
que me rebasa/ que se me sale por los ojos.

Muerto tú se acaba el odio que me provocas/
Ya no importa tu mirada prejuiciosa/
tus palabras desdeñosas/
tu saña absoluta.


IV

El noticiero ha dado la nota del último de tus latidos/
Con un brinco dos resortes y tres catapultas
inicio la danza en honor a la alegría
de verte muerto/ estiradito como siempre/
almidonado hasta en la sonrisa.

Sólo te echarán de menos
tus deudores/ tus bastardos
tus putas y tus jefes de campaña.


V

Mi silencio es una bandera de guerra
al pie de tu mausoleo.

Me acercaré y lanzaré sobre tu caja
tres toneladas de mierda para que no te salgas/
para que te quedes ahí/ completamente solo/
atacado por tus mentiras/
azotado por tu hipocresía & tu falsedad.

Sólo espero
conocer al valiente que te quitó la vida/
para honrarlo con una gran ceremonia
en la que lo nombremos
el hijo predilecto del pueblo.



Segunda parte
VERSO INVASOR
Llevemos la poesía más allá del papel y el libro/
inundemos las bardas de la Ciudad


[SERENIDAD]

Las mesas de metal
siempre templan la fiebre con la que escribo/
al tiempo que inútil/ busco ahogarme en el café.

Me gusta imaginar que algo pasa con los versos/
con las hojas/ con las palabras que
fluyen en cascada desde mis dedos.

Me gusta pensar que al leer estos versos/
eso que te exprime/ muere como si recibieras un electroshock.



[LIBERACIÓN]

1 hombre garigola una hoja de árbol/
asesina a las arpías que lo seducen
en pleno derrumbe de su fantasía.

1 mujer dibuja astros en el pecho generoso de su amante/
dibuja silencio/ vacío/ exprime su canto/
arrincona sus deseos.

1 hombre 1 mujer
pasos-saltos-giros/ dos fauces en llamas/
incontrolables/ sedientos/ obsesivos
se mutilan.



[GIGANTE]


I

Olvidas quién eres/
ocurre como el río que fluye hacia el océano/
inmenso laberinto que nos arrastra/
Seguimos vivos/ ¿seguimos?

No sabes quién eres/
un número/ un registro de nacimiento/
una boleta de impuestos/
un grito en medio de la marabunta/
un rayo luminoso que cae en el abismo/
¿Seguimos vivos?/ Seguimos.

Aterra la fugacidad del tiempo que se diluye
ante nuestra mirada crono-fóbica/
Has olvidado tu rostro/
Se olvida como el sentido de la persistencia
si el horizonte sólo es
un descomunal tiradero.

Miedo inútil/ ira/ ego/ avaricia
Olvidaste el coraje de seguir vivo/ de ser libre/
de romper las vendas que te ciegan/
Seguimos vivos/ ¿seguimos?

Amnesia/ artículo de canasta básica/
impide que te reconozcas en el reflejo de tu mirada/
& permaneces en barata/
¿Seguimos vivos?/ Seguimos.


II

Los abusivos/ los hipócritas/ los violentos
me llaman DEMONIO.

Trato de no ser NADIE/ invisible/ 
soy el ángel caído en el destierro/
¿quién quiere el sueño del paraíso?

Vigilo desde el precipicio/
soy la CIUDADANA INCÓMODA/
el fusil recién engrasado/
la bandera que ondea/
la que declara la guerra
Seguimos vivos/ ¿seguimos?



[ALL YOU NEED IS LOVE]

La prueba de que todo lo que necesitas es amor/
está en la poderosa sonrisa de una niña
en medio del caos.

El odio y el temor están en peligro de extinción
cuando Lisa sonríe/
Esparce esquirlas perdidas
& la libertad se sostiene de esa poderosa/
fulgurante
y cegadora sonrisa.


[IMAGINE]

I

Tiemblas al ver mi anarquía
hacia cualquiera de las partes que te construyen/
las disemino sobre mi universo
y me contagias de bravas oleadas de censura
a todo este odio que en mí incendias.

Tu apatía navega a bordo de mi decepción/ encalla en la fogata/
incinero tus frases huecas/ y no pasa nada/
exploto tu apatía/ y no pasa nada/
destruyes los segundos/
te ciegas/ y no pasa nada.


II

Pasas de largo/
flotas entre el miedo & la nada/
vives lamentando a gritos el desamor/
el engaño/ el abandono de tu anhelo.

Abrazas tu conformismo/
para no hundirte en el mar de la locura.
Te da miedo ser libre/ te aferras a un cuerpo/
un dios/ una moneda/ una oración/ una súplica/
una sonrisa estupida frente al maremoto.

¿Se te acabó la imaginación?
o en realidad
¿estás invadido por la cobardía?


III

999 segundos me quedan
para herirte y emprender la fuga.

Que tus palabras sean mi final.



[I SHOT THE SHERIFF]

Miras de reojo/ detenido ante las filas que corren de un extremo a otro/
eres el ombligo de la cruz del sur/ el hijo del destructor/
la excitación de la guerra.

Miras mis dudas/ te resguardas de mí/
en tanto/ en silencio/ contengo mis resentimientos/
-Ya es hora- digo frente al espejo.

No lamento robar tu tinta escarlata/
en tanto/ atónito/ miras mi sed de venganza/
No alcanzas a comprender/
que hoy/ dormirás por última vez.



[RESISTENCIA]

Lo más difícil que he hecho
ha sido vivir sin iluminados/
sin dios/ sin dueño.

Lo más grave que he hecho
ha sido resistir a pesar de tus ansias por exterminarme
ignorarme/ hacerme invisible/ callarme.

Lo más intrépido que he hecho
ha sido no cerrar la boca/
no guardar silencio/
no reprimir los adjetivos
para describir tu cinismo.

Incrédulo, miras con temor/
soy el sable apuntando tu vientre/
Soy un altavoz con un centenar de ecos/
Soy el zapato en tu cara.

Si miras bien
soy la chispa detonante
& tu cara
es un garabato.



[CENSURA]

Camino en silencio y me topo con el odio en tu mirada/
eres tú contra tuyo/ contra tu vida/
contra tus elecciones/
contra tus sueños viejos.

Te observo curiosa/ casi con morbo.
La nostalgia me cuenta de tu pasado
& un vacío inconmensurable explota/
te revienta los sesos y salen volando/
manchan las banderas de lucha/
descoloridas/ empolvadas/
enmohecidas dentro de la guantera de tu nuevo auto.

Te observo curiosa/ busco a ese que solías ser/
ahogado en chelas del Corona mientras planeabas el asalto al poder/
Tus mentiras fornican con la pancarta entre los dedos/
tu conformismo y tu mediocridad te azotan cada día/
Es tu voz un eco en el silencio.

Ni hablar... se te olvidó la rebeldía
Ya para que decirte nada/
las palabras serían mariposas sin destino
porque a la imaginación la has crucificado en tu curul
y al pueblo te lo coges todos los días.

Ni hablar...
se te olvidó la rebeldía en el fondo de
la caja del erario/
tesoro invadido por las telarañas de tu amnesia
y tu fobia a la pobreza.



[ALIVIO FALSO OVIDO]

Evasión/ presunción/ invasión/
destrucción de ti de mí de nuestras voces/
de nuestras mejillas violentadas/
Porque la sangre de una
es la sangre de todas/
porque no puedo dejar de pensar
que se necesita algo más que una cifra/
algo más que una bandera púrpura.

Sobre el costado/ sobre la orilla de mi cama/
busco las palabras precisas que describan la compasión
que siento por las mujeres/
amigas-enemigas-desconocidas-desmembradas/
silenciadas/ mutiladas/ humilladas/
obligadas a renunciar a su libertad/ su cuerpo/ su vida

No concibo evadir este odio que siento por esas manos sostenidas del ego/
del fatuo sueño del poder/
del dominio de un sólo sobre esas diosas/

No logro entender a ese que se lanza
sobre esa mágica criatura a la que descuartiza
en busca de eso que nunca ha tenido/
a caso coleccionista de eso que no ha alcanzado/
de eso que nunca tuvo/
de eso que no se permite.


Tercera parte
LA SOLEDAD ES UNA CASCADA
DE PALABRAS ENMOHECIDAS
¿Existo o soy la pesadilla de alguien más?



[ASMA]

Yo quiero escribir…
Tú ME OFRECES un cerillo


[PROPÓSITO]

I

Primero fui un aterrador diagnóstico/
luego/ un impulso para el viaje/
al final/ solo un motivo
para aprehender al olvido.

Luego fui silencio/ duda/ anarkia/
remolino y huracán/
eco y espacio/
el vacío y la nada/
la triste soledad.

II

Soy un signo de menos/
un número rojo/
un espacio en la lista de
desaparecidos para hacienda.

Soy la eterna decepción
para las buenas costumbres/
una silla vacía en el juego de bridge/
una oración ausente en la fila de la iglesia.


III

Soy utopía/
un grito en medio de la plaza
bañada en sangre/
Soy una letra/ un verso/
un poema que canta/
que atrae lo poco que te queda
de libertad.



[SENTIDO DE EXISTENCIA]

¿Soy Dios sólo porque soy poeta?
DIOS y YO
¿No servimos de nada?



[RETIRO]

Soy lánguido suspiro
SILENCIO azulado
maremoto APÓCRIFO/ tornado rosa/ VENENO
1 añejado beso.

¿Escapar de tu sombra?
Gélido hastío perpetúo/
palidezco/ agonizo
desaparezco.



[SOY POEMA]

I

Escribo el odio con el que te nombro/
con la certeza de ser polvo/
una estrella muerta/
un siglo de contemplaciones.

II

Sólo soy una letra
que escapa del sueño de un gigante
que no sabe leer e ignora
cómo ese fragmento de tiempo-luz
es un verso que flota.

III

Soy poema/ canto/ verso/
soy el canto de la medusa/
el monstruo de tu consciencia/
la voz que no te deja olvidar
cada uno de tus pecados.



[POESIA Y BASURA]

Dicen que la poesía hiede
que es cursi/ aburrida/ tediosa
cosa de maricas.

Digo que si no te gusta la poesía
seguro estás aburrido de ti mismo/
Seguro no sabes besar y
cada noche/ frente al espejo/
te quieres dar un tiro
& fantaseas excitado
imaginando a tu madre, tu esposa, tu amante/
todas juntas en silencio/
cada una con un viejo trapo
recogiendo los trozos de tu memoria.



[IDENTIDAD]

Soy poeta porque no pienso callar/
porque no dejo de pensar/
porque no dejo de amar.

Soy poeta porque no podré olvidar tus palabras/
soy guillotina para tu discurso/
navaja pendiente de tu solapa.
Aguardo el momento para cantar
loas al odio que no me deja olvidarte.

Soy la kamikaze que explotará con versos
todas tus mentiras dispuestas en coro
para el concierto donde tú quieres ser DIOS.

Soy la terrorista de tu vida/
Soy el eco que no puedes callar/
Soy poeta/ escribo/ te exhibo.



[CIUDAD CAOS
CIUDAD NIEBLA]

I

Escuché el último suspiro de una tarde acuosa
en medio de una gris y lánguida desidia/
Cuantas tardes anegadas/
color-neblina de mi soledad pasada/
sombra de sombra/
polvo de estrella sobre mis gélidas mejillas/
secas/ quebradizas.

Esta llovizna impertinente
me obliga al refugio con voto de silencio/
me recuerda otros días/ quietos y mudos/
navegantes sobre agua con cafeína.

Me recuerdan el eco invasor de mi oquedad/
hábitat / red de olvido/ anonimato/
apático resquicio de un apartamento sin muebles/
sin aliento/ sin nada de nada/
tan nada que las arañas emigraban
buscando su eco.

Ese gris acuoso/ esa frialdad líquida/
Esa forma de la gota de lluvia
para morir estrellada en el piso/
ese fundirse junto con otras tantas/
millones de ellas/ millones caen/
millones crujen/
corren en inútil escapatoria.

Tanto gris/ tanto asfalto/
Tanto frío vacío/ mutante eco/
resonante entre sirenas
que recorren la ciudad del caos/
la Medusa enloquecida/
la capital moribunda de los infartos.

Ayer el frío apático/ neblina en la mirada perdida/
palabras secuestradas en voto de silencio/
in memoriam de una tarde perdida/
en inútil debate interno.

Hoy tarde neblina-olvido/
la soledad ya no canta/
Muda/ yace desde los cantos de mi sirena/
cantos que llenan mis días de palabras viejas/
palabras que en su voz parecen nuevas.


II

Ciudad caos-ciudad neblina/
Ya no vivo en medio del ojo del huracán/
Ya no soy la mariposa que revolotea/
Ya no provoco un tsunami en la memoria de quien me olvida.

La sirena y yo vivimos en una de las orillas de la ciudad caos/
en medio de una densa neblina
que nos obliga al refugio del frío de la vida.

El tritón del séptimo círculo nos abriga/
mantiene los brazos cruzados para que las cigarras duerman/
el eco muere en la crujía húmeda.

La sirena sonríe/
La ciudad caos se inunda de luz/
Yo soy el espejo de sus días/
el caracol en el que resuenan sus risas...

Los ojos de la sirena incendian mi furia entre cenizas/
impulsan mi vieja rebeldía/ mi incomprensión de todo/
mis ganas de hacer verdad la utopía/
la verdad de sus años/ de su vida entera/
de su andar por senderos llenos de sorpresas/
de sus alas en movimiento/
provocando la destrucción del miserable
rincón del cosmos en el que habitamos.



Cuarta parte
LAS NO HISTORIAS QUE TODOS QUEREMOS IGNORAR



¡HOLA! ESTÁ BIEN FEO EL DÍA
Por Mónica Gameros

mg2 dice: Hola!

mg2 dice: está bien feo el día, nublado, las nubes son casi negras y tengo tanto frío que me siento como Nueva York en un día nublado...

mg2 dice: camino por las calles grises; siento el peso de las nubes sobre mi cerebro, cayendo y amenazando a la gente; es como si Tlaloc quisiera castigarlos por su vida destructora y sangrienta; el dios de la lluvia les envía un escudo de plata que no deja pasar la luz de Tonatiuh.

mg2 dice: además Quetzalcoatl no está en casa, se fue de vacaciones a Cancún y dice que igual no regresa para acá en un rato, que lo tenemos harto

mg2 dice: sigo caminando sobre el gris de las banquetas, que sin basura, me parecen más una maqueta en la que somos los muñequitos dispuestos a mantenerse en donde se les coloque

mg2 dice: Estoy empezando a odiar el gris, aquí todos visten de colores chillantes pero sus rostros son blancos, negros, amarillos, cobrizos, rojos, mulatos, todos diferentes, pero siempre con una capa delgada de olvido que los tornan en el tedioso gris que me invade el ánimo

mg2 dice: Todos están tristes; hace cuatro días no ven a Tonatiuh y saben que han sido castigados… en los parques la gente trata de alegrarse y por momentos lo logran. Hasta se olvidan de los peligros que pueden existir en el parque central.

mg2 dice: yo por mi parte, escucho música en mi walkman Made in China y camino como "delincuente", sobre el "césped". Voy hacia la zona de tiendas, quiero observar las luces de colores en los escaparates, el reflejo de la añoranza sobre las mejillas de las mujeres blancas, transparentes como una tela porosa en la que flotan las pecas y sus ojos azules… son muy raros, hay algunos realmente intensos pero hay unos que más bien parecen un cuerpo sin alma.

mg2 dice: Todas las güeras ríen en bola como si el aire les contaminara el cerebro. Todas se acercan a los escaparates y observan los vestidos de 700 dólares, los pantalones de 3000, los abrigos en OFERTA de 10 mil, y de pronto entiendo que las mujeres que realmente compran bajan de su auto y entran directamente en la tienda, las empleadas de la boutique las saludan, como hace Doña Mari cuando voy a su miscelánea...

mg2 dice: No creo que se pregunten por sus familias, no se ve tanta confianza entre ellas; más bien es como si entraran en una tienda donde saben cómo van a actuar las empleadas, casi todas inmigrantes, mestizas, chinas, chicanas y mexicanas, saben que las adularán por un momento, que pondrán a sus pies todo lo que tenga precio.

mg2 dice: Me pregunto ¿cómo me tratarían si entrara ahí? Y me veo igual que las mantas blancas donde flotan las pecas y los ojos azules, con la tarjeta de crédito en la mano mientras las empleadas me lamen el culo y me halagan para que compre…

mg2 dice: si llevo la tarjeta seguro que eso pasa, sólo que mi piel es cobriza y mi cabello tan negro como la noche que invade las calles grises... de hecho cuando voy a la tienda, a los malls, a los super enormes complejos comerciales, soy invisible porque mi cabello no brilla como el sol, porque mis ojos son del color de la noche, porque mi ropa no es el de una heredera...

mg2 dice: Si supieras lo difícil que es vivir en el Bronx con este color de piel y este color de cabello.

mg2 dice: Es como si viéramos una persona con el cabello naranja, a huevo que lo ves. Así somos los mexicanos aquí. No podemos escondernos. No podemos disfrazarnos. Estamos chiquitos. No se puede pues, sólo queda correr cuando se escucha el silbido de alerta. El silbido de la migra que viene por quien se pueda, nomás pa´ justificar el sueldo.

mg2 dice: A veces me pregunto cómo acabé aquí.

mg2 dice: No me acuerdo en que momento decidí brincarme la barda.

mg2 dice: Me daba miedo la idea de pensarme perdida en el desierto; tuve que aceptar tener relaciones sexuales con tres de la migra para que me soltaran; luego también tuve que acostarme con el pollero para que me dieran por desaparecida sus jefes por que las tarifas de la pasada estaban chonchas y vivía como esclava.

mg2 dice: ¿Cómo llegué aquí?

mg2 dice: Las mujeres sonríen y las pecas flotan y brincan sobre sus caras rosadas; las mujeres de afuera muerden sus labios con envidia. Algunas observan con cierto resentimiento. Otras son silenciosas espectadoras de mujeres perfectas envueltas en vestidos y telas costosas, inaccesibles, fuera de su alcance.

mg2 dice: ¿Cómo llegué aquí? ¿Sabe alguien de mí? ¿Me recuerdan allá?

mg2 dice: En las fiestas era la que mejor bailaba. Era la más bonita. Era la más alta. Era la más blanquita, jajajaja, blanquita…

mg2 dice: Uyyy tengo que irme, ya se anuncia la hora del resguardo, sobre todo si vives en el Bronx y si eres mexicana… saludos a la Marcela, dile que eduque bien a su crío y que si se anima le mando dinero para que se pase la barda, pero que no traiga al crío porque aquí no hay vida, no hay tiempo, sólo hay filas de segundos que se escurren por los años, mientras le seas útil a los güeros. Besos a mamá Chabela, dile que vaya por su dinerito y que termine de construir el cuarto de mis hijos... adiós



ELIGIENDO DESTINO

Por Mónica Gameros García

I

Sus pasos se deslizan junto a los míos sobre la grasienta acera. Camina como todos lo hacemos: sin espacio en el suspiro apretado. Le gusto a pesar de mis huesos. Lo conocí cuando me uní a una pandilla de niños de la calle hace cinco años. Ahora me llaman la bicha, sobre todo, por robar carteras en el metro rozándoles la cola a los perros que robo.

Caminamos como ejercito, nadie viaja en auto, pero los autos están ahí todo el tiempo, devoran el terreno, navegan, se estrellan, nos arrollan y vamos por las calles con las manos en los bolsillos, sintiendo el vacío entre los dedos con los que nos gustaría apretar el estomago.

Dos cuadras adelante, a nuestros pasos se unen los del buggy, viene a calentarnos los pies por la noche mientras fumamos. Después de treinta minutos y dos litros de charcos en los calcetines, saltamos por la coladera abierta y caminamos varios minutos por los túneles del desagüe para entrar a casa, al penjause como le digo nada más para hacer más ligera la miseria. Ahí su voz retumba en ecos…

-Si te explico, no me vas a entender, ¿qué quieres? No consigo nada. No es fácil. A veces es más rápido pedir de a pesito, pero de eso ¿tú qué? No ves nada.

- Yo también traigo dinero o comida. No te enojes, hemos estado peor.

- ¡Ya cállate! Me encontré 20 pesos en la esquina de la tienda, nos alcanza para cuatro churros, vamos. . .

Acepto. Fumando se aguanta más el hambre y tengo 16 años. Quiero al Alex, es como una mazorca desgranándose y verlo en silencio siempre me desmorona. De regreso al penjause, estoy sentada sobre los tobillos con la vela encendida para forjar cuatro marleys, me rodean la colchoneta vieja, varios cobertores rotos y algunas cajas de cartón que hacen las veces de cajones para ropa y mesa para comer.

Mientras forjo nuestros afrodisíacos, Alex ve las fotografías que tenemos de los viajes costeados con las ganancias de los robos y los trabajitos de diller. La música sale de la panza de un oso de plástico, damos dos o tres aspiraciones profundas. Ambos tratamos de evadir el hambre.

- Fúmale. Imagina que somos ángeles y tendremos sexo mientras flotas…

Aspiro el humo del churro y el ángel desterrado me penetra. Las gotas de agua resbalan por las paredes de la coladera donde el silencio muere aplastado por mis jadeos, lejos de la vida a la que renuncié, cansada y asqueada de la rutina de la vida clase mediera...

-Sería mejor morirnos, no podemos con nosotros... repite Alex mientras se aferra a mis caderas para llenar el centro de mi abismo

-¿Cómo crees?, busco un poco de esperanza y le susurro: hay que salir de esto, ¿no?

Alex me mira, frunce el ceño, me coge salvaje, me grita su furia y la pinta de rosa para que parezca amor. Yo sé que en el fondo me considera débil, inocente a pesar de todo, sólo él. Soy nada, soy silencio, vágina, sudor, dos carrujos, tres líneas… al final de todo, para él soy una pendeja ignorante.

-Me gusta pensar que las cosas pueden cambiar, que no somos basura, que tenemos casa, carro y perro...

-Apaga ya la vela, dices puras pendejadas... me susurra mientras se aferra a mí cadera.

"Bugy" nos calienta los pies, el hambre desparece y dormimos; mañana hay que robar carteras y traficar droga para comer y pagar a los fiadores del semáforo, del metro, de la banqueta, de la vida en la calle.



II

“Se solisitan ayudantes jenerales”, dice el cartel... Alex ve sus manos temblorosas.
-Mejor otro día, orita se me nota que estoy bien coco...

Al día siguiente El Alex habla como loco, imagina y planea su carrera:
-Le voy a echar ganas, sí le chambeo en mis descansos me gano una lana extra, ya no quiero tener miedo de que nos levanten, aunque, a veces pienso que es más fácil de cuico.


III

El hedor de los periódicos viejos apilados en las paredes de la diminuta oficina del sindicato tiene un ídolo que hipnotiza con el clásico de todos los años; los rayados han metido un gol y los otros corren como gallinas tras la pelota, buscan conquistarla sin mucho éxito, más bien, con güeva. El Alex se desespera cuando ve a los encargados embobados con el juego y de pronto, casi con un tono estridente reclama.

-Pero sí apenas gano, mejor primero defiéndanme y luego les pago, ya ven que al cabrón se le ocurrió no darme la mitad de la semana nomás porque tiene bien hinchados los güevos...

Las miradas se agarran de la pantalla como alfileres a una manta. El clásico continúa con engorrosos pases de pelota y derroche de tiempo para extinguir lo que queda del mediocre juego, Alex busca respuesta.

-Bueno les pago pero si me corren ¿qué van a hacer?...

Una condición es pronunciada por uno de los hombres. El gordo mueve los labios como quien mueve una lápida pesada...

-Sí hombre yo voy a las marchas que quieras, pero ¡ayúdame!


IV

Los gritos frente al edificio de gobierno se van apagando de a poco. Las gotas de lluvia humedece las mantas y los zapatos sólo encuentran el agua que se cuela por los agujeros de los tenis del Alex.

-Yo no sé qué hago aquí, estos cabrones no saben ni por qué estamos aquí, nadie sabe porqué grita... es un desmadre.

Una macana lo sorprende y la sangre chorrea, Alex no sabe si correr o quedarse quieto. Una mano lo jala, es el líder sindical. Los tenis raídos se mueven al compás de otros y la carrera se prolonga hacia la zona sur de Tepito. El Alex sabe que si entra ahí, nadie lo agarra y por el drenaje puede llegar hasta el penjause.

Alex grita “así no vamos a salir de la miseria, esos hijos de puta” y busca entre varias opciones la solución, -Tiene que ser una que deje mucho y no cueste gran cosa. Alex revisa el archivo de su memoria laboral: albañilería, plomería, electricista, gasero, tortillero, putito.

-De plano es más fácil de caco... ¿o de cuico?... ¡Es igual!


V

Escucho el relato del Alex. Me dan ganas de llorar al ver la herida y le escucho desesperado, mientras limpio su sangre: -Una patrulla me cuesta una lana, una bicla me la quitan, si me ando a pata los cabrones me asaltan, si no pago mi cuota me sacan del negocio...

-No te preocupes ya veras cómo puedes con lo de las “cuotas”

-Ay no cabe duda que eres una pendeja, a veces creo que te haría un favor si te mato, no sé que sería de ti sin mí.


VI

El mareo persigue el alboroto de su corazón al besar mis senos, la taquicardia parece una centena de caballos desbocados; me transformo en cintas de las que Alex sostiene sus ganas de salir corriendo. Soy un gusano que besa y devora su cara; él no se aparta; quiero huir del fantasma en medio de mis piernas antes de que se hunda hasta ser devorado.

-Mátame ya no quiero esto

-Y yo qué, ¿me dejas solo?

-Será más fácil para ti

-¡Estás loca!

-Tú dijiste que lo harías porque me quieres... ¡Hazlo!


-No mames, no puedo . . .

Alex termina por dejarlo todo; fría, me deja archivada en un rincón del penjause. Se va sin llamar al buggy, acomoda su cinturón y decide su destino:


-¡Sí, de plano, es más fácil de caco!




ESTALLIDO
Monica Gameros
1era. edición -digital- 2010 Escritura Indie
Escrituras Indie: ESTALLIDO, de Mónica Gameros
2da. Edición y 1era. edición impresa Cascada de Palabras, cartonera
3ra. edición y 2da. edición impresa Cascada de Palabras cartonera y Start pro
4ta. edición 2014 Cascada de palabras On line
2da. edición digital 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario